Seis preguntas clave que debes hacerte para ayudarte a determinar dónde te encuentras realmente con tu crossdressing

 

Estoy segura de que casi todos los travestis estarán de acuerdo en que se encuentran en un viaje emocionante, lleno de acontecimientos y bastante extraordinario.

 

Sin embargo, nuestros viajes pueden ser diferentes en términos de cómo realmente o con qué rapidez avanzamos o evolucionamos. Para la mayoría de nosotras hay muchos factores extraños, problemas personales o internos, y así, nuestro viaje nunca es un camino recto. No nos movemos perpetuamente en un ángulo de cuarenta y cinco grados desde un comienzo, más bien un poco hacia arriba; parada y meseta hasta subir un poco más, detente y meseta. A veces, tal vez incluso retrocedamos unos pasos antes de continuar hacia adelante y hacia arriba.

 

Es probable que nuestros viajes no tengan dificultades, problemas ni dudas; arrepentimientos y recriminaciones (si nos descubren) y tal vez incluso purgas (¡ugh!) – también, por supuesto, como la indescriptible alegría y asombro de cómo podemos transformarnos en la indumentaria de DeCrossdresser una y otra vez en algo muy presentable, mujer atractiva…

 

De vez en cuando, sé que muchos de nosotras nos detendremos y reflexionaremos sobre lo que hemos logrado, lo lejos que hemos llegado, y tal vez incluso contemplar o intentar adivinar dónde nos llevará finalmente nuestro viaje de travestirnos. En esos momentos, preguntas y aún más preguntas surgen en nuestra mente, algunas de las cuales son recurrentes, algunas de las cuales son nuevas.

De otras con las que he hablado, las preguntas más comunes incluyen:

 

1.- ¿Sigues haciendo crossdress de la misma manera que lo hacías cuando empezaste?

 

Como todas sabemos, es casi imposible detener el travestismo; Para aquellas que autoflajelan (¡no es un buen pensamiento!), no importa cuántas veces lo hagan, la necesidad, el pensamiento sigue volviendo. Para la mayoría de las personas que llevan 2, 3 años o más que se visten de mujer, es probable que hayas empezado con sólo llevar sujetador, bragas y medias, pero ahora sientes la necesidad de combinar el vestido con maquillaje, peluca y accesorios. Yo diría que más del 80% que empezó con lo básico de la ropa interior, ahora está completamente vestida…

    De hecho, ¡has seguido adelante!

 

 

2.- ¿Qué relación de cantidad de ropa femenina has comprado (de DeCrossdresser u otras fuentes) con la cantidad de ropa masculina?

 

Casi seguro que cualquier persona que haya estado vestida durante más de 3 o 4 años probablemente responda que la cantidad de ropa masculina que poseen palidece en comparación con la cantidad de atuendos femeninos, sin mencionar los zapatos, accesorios y otros artículos relacionados; en mi caso, creo que la proporción de ropa femenina a masculina es algo así como 25: 1 … ¡De Verdad!

 

 

3.- ¿Alguna vez has contemplado o realizado una cirugía estética menor (o incluso mayor) para que sentirte y verte más femenina?

 

Conozco a muchos travestis y crossdressers que inicialmente dicen que nunca contemplarán o realizarán una cirugía estética de este tipo. Lo siguiente que te dicen es que han pasado por un  tratamiento de láser para la eliminación del vello facial, o que han tenido una cirugía de nariz, o una reducción de su manzana de Adán, pero a menudo mantienen que estos ejemplos no cuentan… Algunas preguntan si, ¿hacerse la cera del cuerpo entero o perforarse las orejas cuenta?

De todos modos, cuando respondas, no seas tímida, puedes contarles a todas nuestras lectoras lo que has hecho.

 

 

4.- Comparativamente, ¿pasas más tiempo vestida de mujer o piensas más en la ropa y complementos que hace, digamos, 3 años?

 

Sé que es muy difícil para cualquier persona que aún esté enterrada en el armario y cuyas circunstancias personales signifiquen que solo pueden aprovechar oportunidades excepcionales para vestirse pero, por lo que puedo ver, la mayoría de los crossdressers progresan y aprenden a administrar mejor el tiempo disponible para vestirse.

Ellas sabrán las rutinas de su familia (si tienen una) y cuando pueden tener tiempo para vestirse; pueden unirse a un grupo para reuniones o salidas regulares o pueden haber llegado a un momento en sus vidas cuando sus hijos han crecido y han dejado su hogar y / o ya no tienen un cónyuge. Los travestis son muy hábiles para encontrar tiempo y oportunidades para vestirse, a menudo asumiendo riesgos y posibilidades de disfrutar.

Apuesto a que esta es una gran respuesta afirmativa para la mayoría de las lectoras. Esta afirmación es la comparación con los inicios y actualmente. La mayoría de crossdressers que llevan mucho años en este mundo, esto se la pela y hacen lo que les da la real gana, ¡cómo debe ser!

 

 

5.- ¿Has estado rompiendo gradualmente tus propios tabúes personales, tales como jurar que nunca saldrías de casa vestida o saliendo a la luz del día en lugar de sólo por la noche?

 

Si eres honesta contigo misma y recuerdas tu vestimenta de los primeros días, hubo cosas que prometiste o juraste que no harías, ya sea porque estabas demasiado asustada para hacerlas o simplemente carecías de confianza. Ahora, cuando te paseas por los pasillos del centro comercial, o vas a restaurantes sola o con un grupo de amigas, elegantemente vestida con tu nuevo atuendo de DeCrossdresser, para un momento para pensar y reflexionar sobre todos los tabúes personales que has roto.

 

 

6.- ¿Alguien quiere decir que no ha roto sus tabúes?

 

¿Alguna vez has planeado unas vacaciones cortas para pasar unos días o incluso una semana para poder estar vestida las 24 horas del día? ¡Por supuesto que sí! Este debe ser uno de los mejores sueños de cualquier crossdresser; imagínate, poder alejarse unos días de las presiones del trabajo y la vida. Escapar de las miradas indiscretas de familiares y amigos, pasar unos días o más presentándote y viviendo como mujer. Para muchas es la mejor experiencia, pero puede ser un trabajo muy duro y te ayuda a darte cuenta de lo difícil que es presentarte constantemente como una mujer atractiva y bien vestida.

Estoy segura de que cualquiera de nuestras lectoras puede agregar una docena de preguntas, las cuales deben ser interrogadas sobre su viaje de toda la vida, imprevisible y sorprendente, pero una cosa está clara: definitivamente no eres la misma mujer que eras cuando empezaste. Recuerda cuando te pusiste a escondidas tu primer sujetador y tus primeras bragas hace tanto tiempo…

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies